English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 24 de marzo de 2012

Asegurarse, no solo es un análisis de menor “prima”…


Si Usted es propietario de algún bien, anualmente se encuentra con la tarea de decidir la contratación y renovación del seguro, lo cual supone buscar una compañía seria que cumpla las condiciones de pago, oportuna para que lo atienda ante un eventual siniestro y de precio  razonable, coherente con el valor que Ud le da a los beneficios que le retribuye.

Esta es una reflexión sobre la contratación de un seguro de vehículos en donde usualmente se compara el valor de la prima, y entre iguales se elige, la de menor costo, olvidando que el menor valor puede tener varias limitantes en el momento de su uso.

Publicado por Revista Gestión, mayo 2012. Ver Artículo.

Existen varios factores que influyen en el valor de la prima, valorada como un porcentaje del monto asegurado.

Refiriéndonos específicamente al ramo de seguros de vehículos;  ese valor esta explicado por el año del vehículo, marca, modelo, características particulares, condiciones del auto, el índice de siniestralidad en el caso de ser un cliente antiguo, porcentaje de riesgo, este factor depende de ciertas características como la presencia de un dispositivo de seguridad o de rastreo.

Además de estos factores; si el asegurado o cliente quiere una cobertura especial o servicio extra se reconsidera la tasa, debido a que se convierte en una prima con condiciones particulares. La tasa promedio para el cobro de seguros, debería estar regulada por la normativa de la Superintendencia de Bancos y Seguros por lo cual su valores y condiciones no serian tan variables.

Lo primordial en un contrato de seguro es: la cobertura, esto es lo que diferencia una aseguradora de otras. El monto y las cláusulas de la cobertura son las características  más importantes a revisar, porque en el instante del siniestro terminamos pagando más de lo debido y de lo que nos hubiera costado la alternativa de mayor precio

Proponiendo un ejemplo de adquisición de un seguro para un vehículo Nissan Xtrail año 2008, con valor referencial de USD 23,000, se cotizaron a tres empresas de seguro: H, B Y O, suponiendo igualdad de prestigio y cumplimiento. La aseguradora O cobra la tasa mas baja de 3.4% mientras que H y B una tasa de 3.5%, por ello se elegiría la O.

Pero si se analizan sus características, como en la tabla a continuación, existen varias diferencias referentes a la cobertura para terceros entre las tres empresas:

Fuente: cotizaciones de noviembre 2011 de 3 aseguradoras denominas B,H y O, bajo una propiedad declarada para asegurar.

Existen otros beneficios que se ofrecen como seguro dental, un vehículo por otro, etc. que surgen como incentivos para la compra, aunque hay que revisar si no se esta cargando un valor adicional por ellos.

Revisada la tabla, cualquiera sea la aseguradora a elegir según la cobertura mas probable a utilizar, se debe sumar al valor de la prima, el 3.5% sobre ella de la contribución a la Superintendencia de Bancos y Seguros, el 0.5% de seguro campesino, US$ 3 por derecho de emisión y  finalmente el 12% de IVA sobre el total de prima y extras mencionados.

Además, hay un hecho cierto sobre este análisis y es que si Ud. se fija solo en el valor, la diferencia de pago en prima entre 3.5% y 3.4% representa un ahorro de USD 23  pero si llega a tener una pérdida total del vehículo, la aseguradora “O” le obligaría a asumir USD 2,300  adicionales a la aseguradora H y B. ¿Estaría Ud. dispuesto a gastar USD 23 mas y ahorrarse USD 2,300 en caso de siniestro grave?

Este breve ejercicio me he animado a compartirlo, basada en la experiencia reciente en que negociaba una mejor prima para un vehículo a asegurar. Las compañías manejan tasas diferenciadas por tipo de cliente, más o menos riesgosos, también vehículos con diferencias en índices de siniestralidad, etc.

Luego de que había logrado que la aseguradora me de una prima del 2.5% respecto al 3.5% inicial, me sorprendió finalmente la discrecionalidad en la asignación del precio y que seguramente mas que una  negociadora experta, probablemente había información que no manejaba. Por ello,  decidí mostrar el ejercicio de las 3 cotizaciones comparadas.

En mi caso, pude descubrir que la reducción que me hicieran de 1.0% equivalentes a USD 230 había sido posible aumentando los deducibles o las condiciones de cobertura. Es decir, ese ahorro representó que mi pérdida mínima pasara de USD 180 a USD300 y con ello si  sufría, por ejemplo, de un siniestro por USD290, en condiciones anteriores la aseguradora me devolvía USD 110 pero en las condiciones negociadas no aplicaba a la cobertura y que la responsabilidad civil bajara de USD 20,000 a USD 15,000  ¿Habría sido ésta una buena negociación?

Lejos está este artículo en ser una guía para la  de contratación de seguros, pero si puede ser una invitación a la reflexión, para que en la próxima compra que haga: cotice, calcule y compare el alcance de los valores y condiciones de la cobertura, a fin de que pueda negociar mejor el precio y seleccionar con ello una  aseguradora seria, oportuna y de precios razonables.

Como usuario, la percepción que tengo es que en materia de seguros hace falta una mayor regulación, la asignación de precios es aun discrecional y por la forma de valoración y el tecnicismo que conlleva, las posibilidades de negociación del usuario se centran a análisis limitados como el que aquí muestro.

Si tiene un contrato de seguro a la mano revise las clásulas y podrá concluir por ejemplo que en caso de siniestro, hablando financieramente, le conviene mas perder el dedo pulgar (20%) y luego el dedo índice (15%), ya que por perder los 2 a la vez, solo le reconocerán el 25%.  Que el dedo gordo de su pie apenas se valora en 5% del monto asegurado y que cuando pierda brazos, manos, piernas por encima de la muñeca y tobillo y solo así, le permitirán recibir el 50% del total de la suma asegurada.

El usuario no esta en capacidad de discutir con la aseguradora si el porcentaje de siniestralidad que le aplican es el correcto, si la probabilidad de migrar como cliente bajo a alto riesgo es elevada, y otras características cuyas cuantificaciones solo están al alcance de la compañía aseguradora.

Otro tema para un análisis profundo tiene que ver con la seriedad y oportunidad de varias compañías activas en el mercado, cuyos clientes han tenido experiencias no tan memorables.

De esta reflexión, sugiero que en el próximo ejercicio de contratación realice al menos 3 cotizaciones y elabore esta propuesta de comparación. Con suerte, Ud. logrará una mejora en su negociación y como cliente exigirá un mayor grado de información y competencia entre oferentes de este servicio. ¿Cuál aseguradora escogería usted?

Mariela Méndez Prado
Profesora de la Facultad de Economía y Negocios de ESPOL
smendez@espol.edu.ec

No hay comentarios: